Misas inconclusas de Monseñor Romero

IMG_20150207_110028

Beatificación del Beato Mons. Oscar Arnulfo Romero y Galdámez

Houston Texas, 04 de marzo de 2016

 Padre Edwin Coreas

Parroco Nuestra señora de San Juan de los lagos, Houston Texas

Hace 35 años atrás la tarde del 24 de Marzo de 1980, el teléfono del Seminario Mayor San José de la Montaña no paraba de sonar y estando yo cerca de la puerta de la capilla mientras celebramos la Eucaristía, me dispuse a contestar. Era el Padre Rafael Urrutia que llamaba para decirnos acaban de matar a Monseñor Romero.

Mis ojos inmediatamente se llenaron de lágrimas, lágrimas de tristeza, como también eran lágrimas de rabia y sobre todo de una impotencia grande ante la gran bestia del mal.

Inmediatamente mi mente recorrió el Domingo 23 de Marzo cuando Monseñor Romero pronuncio su última homilía que fue su sentencia de muerte. “Ningún soldado está obligado a obedecer una ley injusta e inmoral y ante la ley del hombre debe de prevalecer la ley Dios que dice No Matar.”

Hoy 35 años más tarde mis ojos se han vuelto a llenar de lágrimas, pero ahora estas lágrimas son de Victoria y Resurrección. Nuestro Mártir se ha llenado de Gloria, ya no es nunca más el hombre débil con su cuerpo destrozado por el mal, sino que ahora es el victorioso que por la gracia de Dios sube a los altares excelsos de la Gloria y se llama Beato Oscar Romero y un día no muy lejano se convertirá en lo que siempre ha sido para su pueblo “San Romero de América Latina.”

Mis ojos fueron testigos de su cuerpo destrozado y ahora esta mañana 23 de Mayo del 2015 mis ojos ha sido testigos del hombre resucitado y victorioso. Creo que esto mismo sucedió el día de la resurrección de Jesús. Los apóstoles sintieron lo mismo al ver a su Señor Resucitado donde la muerte no lo puede alcanzar más.

Su foto oficial estaba colocada al lado del altar cubierta con una cortina de color negro al momento de su proclamación como beato la cortina cayo y dejo ver su rostro glorificado ya no de un hombre mortal sino glorificado mostrando la Victoria de la Cruz, tuve la sensación como si estuviera viendo el velo del templo rasgándose que mostro al Santo de los Santos, en el momento de la muerte victoriosa de Cristo en la cruz. “MATEO 27:50  Pero Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, entregó el espíritu. 51   en esto, el velo del santuario se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; 52y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron.” Así Monseñor Romero se levantó victorioso del sepulcro a los pies del Monumento del Divino Salvador. Una bala penetró en su recio corazón de santo y estalló su sangre en nuestras vidas como una gigante bomba que iniciara el proceso de libertad de su pueblo.

Muy cierta fue su palabra de Profeta: “Si me matan Resucitare en el pueblo Salvadoreño.” Y este día he visto su resurrección no desde el altar sino en medio de los santos victoriosos que como Esteban en su martirio veía el cielo abierto y al Hijo del Hombre rodeado de todos los santos y de sus ángeles.

Los cielos han confirmado su gloria que es la misma del padre. Sucedió un fenómeno celestial, en el momento que la Iglesia lo proclama Beato se formó un halo solar y el sol se eclipso, pude verlo como tantos testigos, el sol brillaba sin que molestara la vista, como es sabido nadie puede ver al sol directamente sin sufrir daños a los ojos, pero el sol brillaba sin que molestara a la vista.

Algunos podrán decir que este fue un fenómeno natural pero fue demasiada coincidencia que esto sucediera cuando sus reliquias eran cargadas en hombros hacia el altar para ser veneradas, como hombre de fe, puedo decir que fue como si el cielo confirmara Monseñor Romero es uno de los nuestros ya se encuentra con nosotros en el cielo.

35 años más tarde se concluyeron dos misas que nunca se terminaron, la primera la misa del 24 de Marzo de 1980 que se detuvo por esa bala asesina que lo detuvo en el momento del ofertorio donde no solo ofrecía el pan y el vino sino que también ofrecía su propia vida. Y la segunda el 30 de Marzo el día de su sepelio donde la misa quedo truncada durante la homilía por las bombas y balas asesinas de las fuerzas militares y grupos de derecha apostados en todos los edificios alrededor de la Catedral Metropolitana de San Salvador principalmente del Palacio Nacional del Gobierno.

Una cosa le roge al Señor que me permitiera ver en esta vida con mis propios ojos antes de mi regreso a la casa del Padre, quería ver a mi querido Monseñor en los altares excelsos de la Gloria y Dios ha estado grande me ha concedido el regalo de mi corazón.

Ahora solo me resta vivir mi fe unido a mi pastor aquí en la tierra, para poder llegar a donde él se encuentra junto a los gloriosos mártires y santos unidos a la cabeza que es Jesucristo el Señor de la vida porque Dios no es Dios de muertos sino de vivos. El Pastor ha unido su vida alrededor de tantos otros mártires que dieron sus vidas por un El Salvador en paz y sobre todo la tan anhela justicia que la historia todavía no pare, pero que como cristiano creo que la victoria de Dios un dia se realizara.

Asi como Cristo se rodio de sus apóstoles para celebrar la victoria sobre la muerte, asi Monseñor Romero nuestro mártir se ha rodeado de sus hermanos, Rutilio Grande, Octavio Ortiz Luna, que fue asesinado a balazos el 20 de enero de 1979 y luego una tanqueta le destrozó la abeza..Ernesto Barrera Moto, los Martires de la UCA y otros tantos que han acompañado la lucha del pueblo Salvadoreño y que esperan el dia de la redención. El mal será destruido que no piensen los que hacen el mal que su poder será eterno, la victoria de nuestros mártires reinara.

Alguien me pregunto que sentí durante ese momento y mi respuesta fue dada no por mí, sino por el Espíritu Santo que habita en mí. Yo quiero ser santo como él, como siempre he contestado cuando me preguntan si hay un san Edwin mi respuesta siempre es “todavía no”, esto está en las misteriosas manos de Dios.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>